Categorías

Breve Historia

galeria5 El Colegio Divina Infantita de Guadix se encuentra junto a la Catedral, uno de los sectores más bellos de la ciudad.

En el año 1.917 llegan las primeras hermanas que vienen a GUADIX para atender el internado de la Divina Infantita, fundado por el Sr. Obispo D. Timoteo Hernández Mula y que dirige el el P. D. Francisco Salvador Ramón, hermano del fundador de las E.I.N P. D. Federico Salvador Ramón.

Para atender este nuevo colegio -Internado, fueron a Guadix tres Esclavas, Rosario de la Pureza, Encarnación y Purificación, dando así lugar a la fundación de una nueva Comunidad de Esclavas, aunque de momento no estuviera reconocida por la autoridad eclesiástica.

En 1.923 las Esclavas dejaron el Internado que tenían en el antiguo seminario de San Torcuato, que al mismo tiempo era colegio y la casa que ocupaban en el antiguo Seminario, al dejarla, la ocuparon el P. Fundador y el P. Antonio Sierra Leyva, donde instalaron una preceptoría para 15 muchachos, a la que el Sr. Obispo le dio validez académica eclesiástica a los estudios que allí realizaron el primer curso.

El colegio será dirigido después del fallecimiento de D.Francisco Salvador Ramón, y el traslado a Granada de su hermano D. Federico, por el canónigo D. Juan López Gómez, y seguirá dependiendo del Instituto de Granada, cuyos profesores venían a examinar a sus alumnos a Guadix, hasta que desapareció sustituido después por de 1933 por el instituto “P.A. de Alarcón”.

En 1923 se trasladan del viejo seminario (actual Escuela de Arte), donde estaba el colegio de 2ª Enseñanza y su internado, a una casita independiente (que ya estaba en la sede actual), donde atienden un pequeño asilo y una pequeña escuela.

El internado de niñas de la Divina Infantita es una obra del canónigo D. Federico Salvador Ramón, Padre Fundador de la Asociación Piadosa “Esclavas de la Inmaculada Niña”, que en 1923 se trasladan a su nueva casa dejando el Internado que tenían en el antiguo Seminario de San Torcuato. Se trasladaron a una casita con su liliputiense Internado. De este modo a estas Esclavas de Guadix se les da carácter de comunidad independiente del Colegio.

El Colegio-Hogar se reconstruye de los destrozos de la guerra, se amplia, y las hermanas atienden a niñas y a mujeres en los Talleres de esparto del patronato del Sagrado Corazón de Jesús.
La recuperación del Colegio – Hogar. Entre 1945 y 1950, mientras se rehabilitaba la vieja casa, atendieron a a unas 80 niñas. Estas niñas recibían custodia, alimentación, alojamiento y escuela de las hermanas, que fueron madres para ellas y, por lo que la ciudad guarda el recuerdo entrañable de las Religiosas.

El Colegio durante el último periodo se consolida, amplia sus necesidades y sus instalaciones como un centro integrado de E. Infantil, Primaria, Secundaria, sin olvidar su primera vocación de internado.

La aplicación de la ley General de Educación de3 1.970, obliga al centro a adaptarse a la nueva estructura de las enseñanzas básicas entre 6 y 14 años.

Con la promulgación de la LODE, se perpetua la ayuda estatal, convirtiéndose de subvencionado en concertado pleno desde 1.986, continuando la presentación del servicio escolar gratuitamente a sus 325 alumnos de aquel año.

Tras la nueva legislación escolar democrática, el centro ha de adaptarse nuevamente a la LOGSE, completándose su expansión y sus instalaciones para poder impartir educación Infantil y la enseñanza básica completa hasta los 16 años, es decir Educación Primaria y Secundaria Obligatoria. Así adquiere la configuración actual del centro autorizado para segundo ciclo de educación Infantil, Primaria y ESO, con 75, 150 y 120 puestos escolares respectivamente continuando su obra apostólica de anuncio de la fe social al servicio de una población de bajos recursos y educadora dando una formación integral de la persona a los niños y niñas de Guadix, continuando el aliento espiritual de su fundador.